Alimentación saludable para niños

Una de las principales inquietudes como padres es saber cómo puedes ayudar a tu hijo a comer bien y estar saludable. Deja de preocuparte porque hoy te hablaremos del tema y te daremos algunos tips.

Seguramente recordarás que en casa tus padres te obligaban a comer "...y no te levantas de la mesa hasta que hayas terminado" era una de las frases más recurrentes a la hora de la comida, pero ¿Está bien decidir obligar a nuestros hijos a comer todo lo que les servimos?, ¿Cómo saber si le he dado más comida de la que necesita o si está comiendo muy poco?.

Empezaremos por definir ¿Qué es una alimentación saludable?

Alimentarse en forma saludable significa comer una variedad de alimentos para que su hijo reciba los nutrientes (como prteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y grasas) que necesita para un crecimiento normal. Si su hijo come una gran variedad de alimentos básicos en forma regular, estará bien nutrido.

Para mantener la salud y prevenir la aparición de muchas enfermedades hay que seguir un estilo de vida saludable; es decir, hay que elegir una alimentación equilibrada, realizar actividad o ejercicio físico de forma regular (como mínimo caminar al menos 30 minutos al día) y evitar los desvelos, así como la comida chatarra.

Su alimentación debe ser:

  • Completa: debe aportar todos los nutrientes que necesita el organismo mencionados anteriormente.
  •  Equilibrada: los nutrientes deben estar repartidos guardando una proporción entre sí. Además hay que beber al menos 1 litros de agua al día.
  •  Suficiente: la cantidad de alimentos ha de ser la adecuada para mantener el peso dentro de los rangos de normalidad y, en los niños, lograr un crecimiento y desarrollo proporcional.
  •  Adaptada a la edad, al sexo y a la actividad física que se realiza.
  •  Variada: debe contener diferentes alimentos de cada uno de los grupos (lácteos, frutas, verduras y hortalizas, cereales, legumbres, carnes y aves, pescados, etc.), no solo porque con ello será más agradable, sino porque, a mayor variedad, habrá también una mayor seguridad de garantizar todos los nutrientes necesarios para su crecimiento.

La siguiente duda que seguro debes tener es ¿Cuánta comida debo servirle a mi hijo?

Es posible que le preocupe ver que su hijo come muy poco durante una comida. ¡No hay nada de que preocuparse! Recuerde que su estomago es más pequeño y su metabolismo más rápido, por lo que ellos mismos comerán sólo lo necesario, pero le aconsejamos asegurarse de que coma primero los alimentos que enriquecen más su nutrición como lo son los vegetales.  Los niños tienden a comer la misma cantidad de calorías cada uno o dos días si se les permite decidir cuánto comer. Pero el patrón de consumo de calorías puede variar de un día a otro. Un día, un niño podría comer mucho en el desayuno, mucho en el almuerzo y casi nada en la cena. Al día siguiente, el mismo niño podría comer muy poco en el desayuno, pero podría comer mucho en el almuerzo y en la cena. No espere que su hijo coma la misma cantidad de alimentos en cada comida y en cada refrigerio todos los días.

En pocas palabras no obligue a su hijo a comer ni limite su comsumo, pues ellos comerán lo necesario. 

Si esta idea es nueva para usted, podría tomarles un poco de tiempo adaptarse. Con el tiempo, su hijo aprenderá que le permitirán comer tanto o tan poco como quiera en cada comida y en cada refrigerio. Esto alentará a su hijo a continuar confiando en su medidor interno del hambre.

Aquí te damos algunos concejos para mejorar la alimentación de su hijo:

  • Coman juntos en familia como sea posible. Haga de las comidas en familia un momento agradable y positivo. Evite hacer comentarios acerca de la cantidad o del tipo de alimentos que su hijo come. La presión para comer en realidad reduce la aceptación de los niños de alimentos nuevos o diferentes.
  • Elija alimentos saludables para las comidas de su familia. Los niños siguen su ejemplo.
  • Haga que las horas para comer sean rutinarias. Coma a la misma hora todos los días y siempre en la mesa, incluso si se trata de refrigerios.
  • Tenga comidas con frecuencia por ejemplo 3 comidas y 2 refrigerios para que su hijo no sienta mucha hambre.
  • Evite ver televisión o computadora mientras se come.
  • Motive a su hijo a hacer alguna actividad física. Por ejemplo, lleve a su hijo caminando a la escuela. Enséñele a su hijo a saltar, brincar, bailar, jugar andar en bicicleta o que practique deportes. 
  • Si tiene dudas sobre la alimentación de su hijo visite a un profesional en nutrición y llévelo a todas sus revisiones, así como seguir todas las medidas y dieta que el doctor le recomiende. 

 Alternativas de alimentos deliciosos y saludables para ellos:

Es importante darle una dieta variada, experimentar con alimentos y hacer de la comida una experiencia divertida y dinámica, tienes muchas posibilidades de hacer que tu hijo disfrute la hora de comida, y mejor aún, consumir sus los alimentos.  Aquí te damos algunas alternativas saludables que puedes lograr con HLW para ellos.

  1. Gotitas de Yogurt griego deshidratado
  2. Verduras ralladas como pepino, jícama y zanahoria
  3. Chips de manzana o plátano
  4. Helados naturales de fruta congelada
  5. Smoothies de frutas y hojas
  6. Palomitas de maíz preparadas con aire caliente
  7. Paletas de hielo hechas con jugo natural de frutas
  8. Barritas de cereal
  9. Rollitos de Jamón con queso
  10. Brochetas de fruta.

 En pocas palabras, lograras darle a tu hijo una alimentación saludable de 2 maneras:

  • Su trabajo es ofrecer alternativas de alimentos nutritivos en las comidas y los refrigerios. Usted decide qué, dónde y cuándo comer.
  • El trabajo de su hijo es decidir cuánto comerá de los alimentos que le sirvan. Su hijo decide cuánto o incluso si comer.

 Recuerda que en HLW puedes encontrar variedad de productos que te facilitarán la preparación de alimentos saludables para ti y toda tu familia ¡Mira nuestro catalogo! 

Healthy Living Wares HLW Distribuidor Oficial
Healthy Living Wares HLW